(+051) 084 598788
& +51 962032056
gomachupicchu@gmail.com EN  ES 

Moray

Moray

El parque arqueológico de Moray está ubicado en la jurisdicción de la comunidad campesina de Mullakas Misminay, al noreste del distrito de Maras, provincia de Urubamba, departamento de Cusco.

El acceso a la zona arqueológica se realiza por dos vías: La primera, la carretera Cusco – Urubamba, que une Maras – Moray a una distancia de 9 kilómetros (Desvió al poblado de Maras) y la otra desde el pueblo de Cruzpata mediante una trocha carrozable de 12 kilómetros.

Moray tiene una área de 37.50 Ha, con un perímetro de 2407 metros lineales.

Historia de Moray

La palabra “MORAY” tuvo algo que ver con la cosecha de maíz denominada “Aymoray”, o con el mes de mayo cuyo nombre era el mismo, e igualmente con la papa deshidratada que es la moraya.

Moray es un sistema de andenes a manera de anillos concéntricos. Cada círculo comprende una terraza que se superpone a otra, formando círculos que van ampliándose. Se puede acceder de uno a otra escalando piedras salientes (sarunas), enclavadas en la pared.

Para los estudiosos, este lugar fue posiblemente un centro de investigación agrícola en época inkaika, donde se llevaron a cabo experimentos de cultivos a diferentes alturas. La disposición de sus andenes produce una gradiente de microclima teniendo el centro de los círculos concéntricos una temperatura más alta que va reduciéndose gradualmente hacia el exterior a temperaturas más bajas, pudiendo de esta forma simular hasta 20 diferentes tipos de microclimas. Los estudios contemporáneos encontraron variaciones de temperaturas medias de hasta 5º C.

Debido a su posición abrigada, cada uno de estos andenes representa aproximadamente mil metros de altitud en condiciones normales de labranza. En su totalidad, el complejo contendría veinte o más zonas ecológicos a escala.

Se cree que el lugar pudo haber servido como modelo para el cálculo de la producción agrícola no solo del Valle del Urubamba, sino también de diferentes pares del Tawantinsuyo.

Diversas teorías explican el uso de Moray en época prehispánica. Según el historiador Edward Ranney, los inkas utilizaron las terrazas como un lugar para agricultura especial, quizá para el cultivo de la hoja de coca. John Earls afirma haber descubierto piedras verticales en las terrazas, las mismas que marcarían los límites de las sombras del atardecer durante los equinoccios y solsticios. Los pobladores locales llaman a estas piedras “Ñustas”. Concluye este investigador, que cada terraza reproduce las condiciones climáticas de diferentes zonas ecológicas del imperio inkaiko, e indica que produjeron en dichos terrados el 60% de especies de verdura, tres mil variedades de papa, maíz, y muchas otras más.

En síntesis, fue un centro importante para la domesticación, aclimatación e hibridación de especies silvestres, que se adaptaron para el consume humano.

Este sitio arqueológico aún espera que los investigadores realizan trabajos integrales a fin de establecer en forma fehaciente los datos sobre las especies de la flora que aquí se domesticaron y cultivaron y explicar la manera cómo se filtra el agua que fluye a través de los acueductos. Se supone que deben existir cauces subterráneos, naturales o construidos, que permiten desembocar el líquido elemento. Otra posibilidad es que esta infraestructura agrícola pudiera estar encima de una formación de piedra muy porosa que facilitaría la filtración del agua hacia el interior de la tierra muy porosa que facilitaría la filtración del agua hacia el interior de la tierra. Hasta hoy, la terraza del fondo nunca se ha inundado, ni siquiera en época de lluvias, cuando las precipitaciones son intensas y prolongadas.